Access, Excel, VBA y más

Sólo sé, que no sé nada

Y con esta frase que se le atribuye a Sócrates voy a expresar un sentimiento en este artículo.

Ya he perdido la cuenta de los años que llevo programando aplicaciones, o cómo yo las llamo, soluciones de negocio, en Microsoft Access. Rondarán los veinticinco casi seguro, y alguno más quizás.

Aprendí a programar preguntando muchísimo, día sí y día también en los foros y leyendo libros pues empecé en una época en la que en internet no había tanta información ni recursos como hoy. Y sobre todo aprendí a programar por necesidad, sobre la marcha, enfrentándome a los problemas que debía resolver buscando ayuda para cada uno de ellos hasta que me vi capaz de correr y desenvolverme con cierta soltura. Este hecho lo ilustra muy bien el poema de Antonio Machado «Caminante no hay camino«

…Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar…

Y programé, y sigo programando, de aquella manera en que aprendí. Tengo aplicaciones con cerca de 18 años a la espalda funcionando como el primer día, sin errores, procesando cientos de registros diarios sin despeinarse.

Pero nunca he dejado de aprender, incluso aún hoy sabiendo lo que sé sigo necesitando ayuda de vez en cuando. Sigo en contacto con programadores que han recorrido el camino antes que yo y de los que quedo maravillado y anonadado cuando veo cómo desarrollan. Y justo hasta aquí es lo que me ha llevado a escribir este artículo de reflexión…….»Sólo sé, que no sé nada.«

Photo by Jeswin Thomas on Pexels.com

La pandemia en el 2020, con los meses que nos tuvieron confinados, me llevó casi por casualidad a colaborar con un grupo de estos programadores a los que ya considero, no solo grandes amigos, sino grandes desarrolladores en Access. Programadores que han alcanzado un nivel muy alto en cuánto a la escritura de código pues, aunque no os lo creáis, en Access y VBA se puede programar de muchas maneras, aunque básicamente hay dos, bien o mal.

Con ellos aprendí que mi código, si bien funciona a la perfección, es muy difícil de mantener y revisar. Aplicaciones que han crecido mucho con los años me conllevan muchos dolores de cabeza el poder retocar cualquier cosa porque el código no está lo suficientemente bien estructurado para ello.

De ellos aprendí que debo profundizar en la programación con Clases, aunque me cueste. Que tengo que optimizar mis funciones y mejorar las llamadas a ellas para que no se repitan una y otra vez las mismas líneas de código en cada procedimiento de un formulario. Que el Copiar y Pegar es un recurso rápido para hacer que un botón funcione pero que a la larga se convierte en pérdidas enormes de tiempo en revisión de código muy repetitivo. De ellos aprendí, como lo llevo haciendo toda la vida, que aún me queda mucho por aprender de la programación.

Y este es el propósito principal que con antelación me propongo antes de que termine el año. Mejorar mi forma de escribir el código que hace funcionar mis aplicaciones. El segundo propósito es contaros mis avances en este blog pero no se si seré capar de cumplirlo. Llevo años que el trabajo y las obligaciones familiares me impiden dedicarle tiempo al blog pero intentaré hacer un esfuerzo.

A ellos, a los que tanto tengo que agradecer y de los que tanto tengo que aprender los iré mencionando en mis próximos artículos, veréis que de sobra son conocidos en este mundo de Access y que todos y cada uno de ellos son apuestas seguras si necesitáis un profesional que os desarrolle una aplicación robusta, estable y de calidad.

Salir de la versión móvil